Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
nlitpl

Informaciones de Actualidad


Apertura de un nuevo Museo de Carruajes en el Palacio de Tatoï, en Atenas


 

Una buena noticia: Apertura de un nuevo Museo de Carruajes

en el Palacio de Tatoï, en Atenas

La creación de un nuevo museo de carruajes es en nuestra época un acontecimiento excepcional. Por lo tanto, nos alegramos hoy de la inauguración de un museo de carruajes reales griegos en el antiguo Palacio de Tatoï.

El gobierno griego ha emprendido, con un presupuesto de 1400.000 euros. La renovación de la antigua residencia de verano de la familia real griega, el palacio de Tatoï, cerca de Atenas, abandonado después del golpe de estado de los coroneles que derrocó en 1967, al último rey de los Helenos, Constantino II, e instauró una dictadura militar.

Olvidados, desde hace 52 años, en un almacén del recinto de Tatoï , doce carruajes pertenecientes a la familia real griega ha sido descubiertos como consecuencia de la renovación del palacio. Las autoridades gubernamentales griegas han tomado la inteligente decisión de exponerlos al público en un museo instalado en el recinto de Tatoï. Este nuevo museo fue inaugurado el 27 de diciembre por la ministra de cultura , Linda Mendoni.

 

El conjunto reúne un cupé de de ocho resortes para enganchar a la d´Aumont, tres berlinas de gala, un landó ( de hecho una berlina transformada en landó, bajo el proyecto del decorador Leandro Spartiotis),un gran break, tres cupés cuadrados, un gran duque, un tilbury, y un carruaje ligero de dos ruedas.

Una de las tres berlinas, de gran gala, es obra de los Hermanos Binder. Esta sirvió en 1962 para el casamiento de la princesa Sofía de Grecia, hermana del rey Constantino II, con el principe Juan Carlos de Borbón, posteriormente rey de España en 1975. Esta berlina está estrechamente ligada a la historia de la carrocería francesa. Después de la caída de Napoleón III y del segundón Imperio. La restauración de la monarquía fue prevista. El conde de Chambord, último representante de la rama primogénita de la casa de Borbón estaba a punto de coronarse rey de Francia bajo el nombre de Enrique V. Para su entrada oficial en Paris con motivo de la coronación se encargaron ocho carruajes a los hermanos Binder, los más célebres carrocero, en 1872, calificados de ´´príncipes de la carrocería ``por la critica de la época, una berlina de gala, una berlina de respeto, una berlina a la d´Aumont, tres carretelas a la d´Aumont, un landó a la d´Aumont y un cupé de gala.

Después de la renuncia del conde de Chambord a la corona francesa en 1873, los carruajes no fueron entregados. La casa Binder los conservo cuidadosamente en sus almacenes hasta 1891. En esta fecha, cuatro fueron enviados al Chateau de Chambord por petición de Roberto de Parma, nuevo propietario del chateau. Los otros cuatro fueron vendidos por Binder: una berlina al duque de Brissac, que pasó luego a engrosar los de Chambord, una berlina al jedive de Egipto ( actualmente en el Real Museo del Cairo) y una al rey de los Helenos Jorge I. Esta última es la que se utilizó para el matrimonio de la princesa Sofía de Grecia con el príncipe Juan Carlos de Borbón y que hoy es la pieza maestra del Museo de carruajes reales de Tatoí.

 

 

Fallecimiento de S.A.R el Principe Felipe


Fallecimiento de S.A.R. el Principe Felipe , Duque de Edimburgo
El mundo del enganche de luto

 

El fallecimiento del Principe Felipe, Duque de Edimburgo, aunque fuera esperado, nos ha entristecido a todos. Esta noticia ha provocado numerosas reacciones en Gran Bretaña y en el mundo entero. El Principe Felipe ha sido objeto de elogios totalmente justificados.

En nombre de los miembros de la Asociación Internacional de Enganches de Tradición, presento mis más sinceras condolencias a Su Majestad la Reina Isabel II y expresarle el dolor de los aficionados al enganche del mundo entero, que tenían por el Principe Felipe tanto respeto y cariño.

Evocaría simplemente su acción a favor del enganche. Cuando el Principe decidió retirarse del polo, a finales de los años sesenta, se dio cuenta que en casa tenía caballos, carruajes guarniciones y personal cualificado, fue entonces que se puso a enganchar, participando con bastante modestia en los nuevos concursos.

Nuevos concursos, pues en aquella época ,eran muy diferentes de lo que fueron después. Elegido Presidente de la Federación Ecuestre Internacional, el Principe Felipe tuvo la excelente idea de introducirlos concursos de enganches en las grandes pruebas de la FEI, creando un reglamento inspirándose en los concursos de completo: la presentación y la doma, correspondía a la doma del completo; el maratón, a las carreras de obstáculos y el cross country; y la manejabilidad, al salto de obstáculos.

Estos concursos se practicaban, al principio, con carruajes antiguos, devino evidente que había que adaptar los carruajes a los nuevos obstáculos del maratón. Al hilo de los tiempos, los carruajes antiguos fueron reemplazados por copias modernas adaptados al reglamento, para la doma y metálicos casi blindados para los recorridos de maratón.

Yo mismo conversé,   en algunas ocasiones, con el príncipe de la evolución de nuestro deporte, sobre todo , en Windsor y siempre lo encontré abierto a a mejoramientos útiles y eficaces. Pienso en particular lo respectivo a la cogida de las riendas en la mano. Ciertos puristas no podían concebir que no se llevaran las cuatro riendas en una mano, él comprendió que ante una evolución en el recorrido de un obstáculo de maratón, se podía guiar con las dos manos, a la húngara.y como no había nada recogido en el reglamento, el participante era libre de elegir el método que le era más apropiado.

La forma de guiar de otros tiempos no demandaba la misma técnica que las pruebas de ahora.

A comienzos del año dos mil, le propuse la idea de un reglamento de enganche de tradición, me sentí muy contento al comprobar que lo adoptó inmediatamente, comprendiendo el interés de volver un poco a la tradición.

En el último Concurso de Enganches de Sandringhan en 2019 asistió a la presentación y me preguntó por pormenores sobre la hoja de notas, que encontró muy bien diseñada. En la entrega de premios, pude , una vez más, agradecer , una vez más públicamente todo lo que había realizado por nuestro deporte, pues era el padre fundador.

Desde su coche, desde el cual seguía el desarrollo del concurso, me hizo un signo de agradecimiento que me conmovió enormemente. Ese fue nuestro ultimo encuentro.

Nosotros , los aficionados al enganche del mundo entero, tenemos una deuda inmensa hacia el Principe Felipe, este hombre humilde, accesible, inteligente, lleno de humor, la clase encarnada

                                                                                                  Bàron Christian de Langlade,

                                                                                                                     Presidente de la AIAT